Archive for August, 2014

Obama Administration: Citizenship a Privilege, Not a Right, in U.S. Territories

August 13, 2014

CONGRESO

Obama Administration: Citizenship a Privilege, Not a Right, in U.S. Territories

Posted by We the People Project 140sc on August 12, 2014 ·

Yesterday, the Obama Administration filed a brief before the DC Circuit arguing that Americans born in U.S. territories have no constitutional right to citizenship.  

Relying on a series of controversial Supreme Court decisions known as the Insular Cases that have been compared to Plessy v. Ferguson, the Obama Administration defended a federal statute that expressly creates two classes of Americans: those who enjoy the protections of U.S. citizenship and those who do not.

Tuaua v. United States considers whether the Constitution’s guarantee of birthright citizenship in the Fourteenth Amendment extends to people born on American soil in a U.S. territory.  The plaintiffs in the case were born in American Samoa, a U.S. territory since 1900.  Among the plaintiffs are three veterans – American Samoa is distinguished as having the highest casualty rate in Iraq and Afghanistan of any U.S. jurisdiction.  By statute, these plaintiffs and others born in American Samoa are recognized as “nationals, but not citizens, of the United States,” meaning that these passport-holding Americans must naturalize in order to be considered citizens by the federal government.

“It’s hard to believe that in the 21st century the Obama Administration is defending two separate classes of Americans,” said Neil Weare, President of co-counsel We the People Project, a non-profit that fights for the day the nearly 5 million residents of U.S. territories and the District of Columbia are treated as full and equal members of We the People.

“The Obama Administration’s position ignores not only the history of the Fourteenth Amendment, but the history of American Samoa,” said co-counsel Charles V. Ala’ilima, a prominent American Samoan attorney.

The Tuaua plaintiffs filed their opening brief before the DC Circuit in April – they will have the opportunity to file a reply brief in the coming weeks. Filing amicus briefs in support of the plaintiffs in May were citizenship scholars represented by Gibson, Dunn & Crutcher LLP, Members of Congress and former government officials represented by Covington & Burling LLP, and David Cohen, the first American Samoan political appointee to lead the U.S. Department of Interior’s Office of Insular Affairs, represented by Jenner & Block LLP. Scholars of constitutional law and legal history, represented by Wilmer Cutler Pickering Hale and Dorr LLP, filed on behalf of neither party, but pushed back against the Government’s reliance on the Plessy-era Insular Cases.  Oral argument in the case is expected this fall.

In February, the D.C. Circuit denied an earlier motion by the federal government to dispose of the appeal before full briefing. In June 2013, the D.C. District Court dismissed the Tuaua lawsuit, setting up this appeal.

For an overview of the constitutional arguments in Tuaua v. United States, please see Neil Weare’s Op-Ed on CNN.com, “Citizenship is a Birthright in U.S. Territories,” published to coincide with a Harvard Law School conference titled “Reconsidering the Insular Cases,” held in February.

 

Advertisements

Acevedo Vila… refundara el ELA

August 7, 2014

Acevedo 26 Day 11

Acevedo Vila… refundara el ELA

Por Ismael Castro Negron

El ELA colapsado queda al descubierto en una borrachera de ideas y  en manos del soberanista que le cuadra el presupuesto a Rafael Hernández Colon, con los Chavos del retiro de los Empleados Públicos del ELA. Ahora propone mantengo absoluto e instantáneo reformulando el ELA. 

Interesante resulta la explicación de manejar una economía que de ninguna forma es productiva, según el modelo de control sobornos federales y  de la economía en absoluta quiebra moral y sin que se nos olvide, bajo los postulados históricos del PPD.

Nada hay que hacer incluido el Ples-visito de García Padilla, porque antes de prevenirle con este mágico Plan de nueva ideología de manga larga sin producir,  según sus prescripciones hay que educar a los Estados Unidos. Me imagino… que el costo de esa educación, también se pagara con fondos Federales. Y que  los pocos amigos que aún le quedan, y no se  definen con su ecuación,  de plenos poderes plenarios, para manipular la masa del pueblo y en contradicción soberana… compartida… porque  estarán los que no se ejercerán por un  acuerdo.

La deuda publica la aceptaría y la va a pagar el pueblo Americano. Este tipo es un descaro… sin duda. Alguna… y sin inhibiciones. Puede ser que como no lo pudieron procesar en forma cínica… lo le esté mandando al  mensaje… de burla nacional, porque no lo pudieron vincular y procesar en la Corte Federal con el Viejo Pasto.

Es la forma en que este jaiba… súper astuto…y  listo…intoxicado de- mente. Pero… lógico. Y  se le ocurre desde San Juan Puerto Rico. Reformular el Viejo Pasto y su protegida libertad de expresión Americana. Le permite, él  – Desprecio- a sus conciudadanos, que  en algún momento lo pueden recibir, para tratamiento en un hospital  psiquiátrico cualificado.

De seguro lo atenderán en el  Futuro. A  cambio de que eso controlaría lo que él llama Crecimiento de los fondos federales, con o sin ninguna aportación soberana. Vivé con la realeza Socialista de la Izquierda democrática. Se lo merece todo o nada.

Es de  buena fe lo que ofrece y propone. Común Moneda, y ahora el Común Congreso, el que legislaría aun sobre asuntos como migración, defensa y programas referentes a derechos adquiridos. Me imagino in defensa y cualquier otro que el contribuyente continental mantendrá con el Nuevo refinado de la Cláusula territorial y un pacto  Asociado y Soberano de carácter Cantinflesco.

A la verdad que es un Soberano…idiota…  del ELA Territorial al ELA Concrecionar…. El Tipo es un Genio…y el PPD, con  una magnífica transacción de buena fe, para todos los sectores del PPD, puede quedar Re-fundado al tuétano de la soberanía. 

Salimos de la Crisis que no nos puede sacar, según Acevedo Vila, porque no podremos de ninguna forma salir con  los mecanismos tradicionales.

Para mi clásicos en robo costo efectivo en transacciones tradicionalmente  legalizadas,  en los presupuesto de pinceladas que el describió realizaría sobre la Avenida Baldorioty de Castro, en el  nuevo Puerto Rico. Que el diseñaría. 

Llenó de soberana  y soberbios serviles cautivos, pagando contribuciones locales y manteniendo una maquinaria Partidista de empleados embarrados en miedo… por no perder sus empleos con el cuento ese de que no les pagan las deudas personales.

Imagínese…Educar a los analfabeta Americanos y cuando se les convenza, las demás piezas del rompecabezas de Acevedo Vila, simpleza de voluntad inmediata. Todo va a  caer en su justo lugar o mejor expresado en su sitio. Lo económico es la puerta de entrada, para que nos escuchen y me imagino que una vez adentro y con los primero bostezos, saldrá ladrando y nos dirán los americanos idiotas que están reunidos en Estados Unidos, para hacer su voluntad.

 Le van a indicar que al final de la estúpida solución,  presente el llamado instrumento legal y la BARITA MAGICA TERMINARA en un pasar de circulo frontal… con la Refundación de  ELA. Escucho la  Risotada y CACAJADAS de Thomas Rivera Schatz, Ex presidente del Senado, recomponiendo e interpretando este nuevo ELA sin oposición a su defensa en Washington.

Ni es territorial, ni es bajo la Cláusula Territorial, como lo desean los independentistas y los estadistas. No hay salida ahora para el ELA, la implosión se escuchara en el PNP y recogerán los despojos Bilaterales los Demócratas y se los pasaran al Comité de Trabajo de la Casa Blanca. Tremendo EL trecho, como diría otro abogado en  un concurso de Trovadores del Instituto de Incultura Americano.  Magnifico…Soberbio…Único y Magistral…

El ELA no es un estatus político

August 2, 2014

THOMAS_RIVERA_SCHATZ_1_4

El ELA no es un estatus político

Por Thomas Rivera Schatz, Ex presidente del Senado 

El ELA, no es un estatus político. El ELA, tampoco sostiene nuestra relación con los Estados Unidos.

El ELA es solamente la etiqueta con la que bautizaron a la Constitución local de un cuerpo político colonial que nació en 1898 y que hoy continua tan colonia como entonces. El ELA y su Constitución nunca han sido y nunca serán el eslabón jurídico político que nos une con los Estados Unidos.

En realidad, el único vínculo legal que hasta hoy une a Puerto Rico con los Estados Unidos es el Tratado de París de 1898, en el que la Corona Española cedió la Isla y otras de sus colonias a los Estados Unidos, luego de perder la Guerra Hispanoamericana. Ese tratado es el verdadero título de propiedad que poseen los Estados Unidos sobre Puerto Rico. Del poder de propiedad que surge de ese tratado es que el Congreso federal controla a Puerto Rico; aprobó la Ley Foraker en 1900, constituyendo un gobierno civil en esta colonia; aprobó la Ley Jones de 1917 otorgando a la ciudadanía americana a los puertorriqueños y reglamentando de manera unilateral las relaciones con los Estados Unidos. También bajo ese mismo poder de propiedad se aprobó la Ley Federal 600 en 1950 conocida como “Ley de Relaciones Federales con Puerto Rico”. Esta es la ley federal que realmente sostiene y rige la relación de Puerto Rico con los Estados Unidos y no la llamada Constitución del ELA.

La Ley Federal 600 del ’50 tuvo dos propósitos: (1) enmendar la Ley Federal Jones de 1917 para actualizar las relaciones federales con Puerto Rico, pero siempre en el contexto de un territorio colonial como lo ha sido desde el Tratado de Paris en 1898; y (2) autorizar al pueblo de Puerto Rico a redactar una Constitución local que sería finalmente aprobada y enmendada unilateralmente por el Congreso y el Presidente de los Estados Unidos.

Por lo tanto, la Constitución llamada ELA o Commonwealth fue solamente un esfuerzo para tratar de disfrazar el colonialismo. Esa Constitución nada tiene que ver con el estatus político de Puerto Rico porque fue autorizada con dos propósitos únicos: (1) definir la estructura de un gobierno local para atender asuntos igualmente locales; y (2) una Carta de Derechos individuales para proteger a los ciudadanos americanos en la Isla del poder de ese gobierno local. Sencillamente eso. Nada de eso cambió la condición colonial bochornosa y desventajosa de Puerto Rico desde 1898 en comparación con los estados de la Unión.

El ELA o su adaptación al idioma inglés -Commonwealth- son nombres, etiquetas, que no hacen ni definen ningún estatus político. Por ejemplo, podemos convertir a Puerto Rico en un estado, un país independiente o en una república asociada y podríamos dejarle el mismo nombre oficial de ELA y su misma constitución. Nada de eso tendría efecto en nuestra relación, si alguna, con los Estados Unidos. De hecho, varios estados de la Unión tienen nombres iguales desde 1787: Commonwealth of Kentucky, Commonwealth of Massachusetts, Commonwealth of Pennsylvania y Commonwealth of Virginia.

Más allá de los mitos colonialistas hay una realidad histórica innegable. Nuestro vínculo, la ciudadanía americana, la común defensa, moneda y comercio con los Estados Unidos estaban presentes desde décadas antes de tan siquiera mencionarse la posibilidad de crear la Constitución del ELA en 1952. Todos esos elementos comunes entre Puerto Rico y los Estados Unidos fueron aprobados unilateralmente por el Congreso federal desde el año 1917 con la Ley Jones. Algunos de esos elementos, incluso, estaban vigentes en esta colonia desde antes de ese año.

El diccionario de la Real Academia define “mito” como: “persona o cosa a las que se atribuyen cualidades o excelencias que no tienen, o bien una realidad de la que carecen.” De eso, precisamente, se trata la colonia del ELA -hacerla lucir como lo que no es y atribuirle lo que no tiene-. Eso es el ELA… la simple etiqueta de una colonia, de un mito que fracasó y que le permite a los mercaderes del liderato popular continuar jugando con el bienestar de nuestro pueblo mientras lo hunden en la quiebra.