Archive for July, 2012

Declaración de Independencia de los Estados Unidos

July 31, 2012

Introducción
Afirma que la gente tiene la habilidad de asumir la independencia política según la Ley Natural. Admite que el motivo de independencia tiene que ser razonable, y por eso, tiene que ser explicado. En CONGRESO, 4 de julio de 1776.

La Declaración unánime de los trece Estados Unidos de América,

Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace necesario para un pueblo disolver los vínculos políticos que lo han ligado a otro, y tomar entre las naciones de la Tierra el puesto separado e igual al que las leyes de la naturaleza y del Dios de esa naturaleza le dan derecho, un justo respeto al juicio de la humanidad exige que declare las causas que lo impulsan a la separación.

Preámbulo
Resume la filosofía general de gobierno que justifica una revolución cuando el gobierno hace daño a los derechos naturales.4 En el preámbulo se reconocen el derecho a la Vida, a la Libertad y a la Felicidad: es el primer documento histórico en el que se reconocen los derechos humanos más fundamentales.

Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios,el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que los gobiernos establecidos hace mucho tiempo no se cambien por motivos leves y transitorios; y, de acuerdo con esto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia mediante la abolición de las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objetivo, evidencia el designio de someterlos bajo un despotismo absoluto, es el derecho de ellos, es el deber de ellos, derrocar ese gobierno y proveer nuevas salvaguardas para su futura seguridad.

Acusación
Una lista de las “repetidas injurias y usurpaciones.

Tal ha sido el paciente sufrimiento de estas colonias; y tal es ahora la necesidad que las compele a alterar su antiguo sistema. La historia del presente rey de la Gran Bretaña es una historia de repetidas injurias y usurpaciones, cuyo objeto principal es y ha sido el establecimiento de una absoluta tiranía sobre estos estados. Para probar esto, sometemos los hechos al juicio de un mundo imparcial.

Ha rehusado asentir a las leyes más convenientes y necesarias al bien público de estas colonias, prohibiendo a sus gobernadores sancionar aun aquellas que eran de inmediata y urgente necesidad a menos que se suspendiese su ejecución hasta obtener su consentimiento, y estando así suspensas las ha desatendido enteramente.
Ha reprobado las providencias dictadas para la repartición de distritos de los pueblos, exigiendo violentamente que estos renunciasen el derecho de representación en sus legislaturas, derecho inestimable para ellos, y formidable sólo para los tiranos. Ha convocado cuerpos legislativos fuera de los lugares acostumbrados, y en sitos distantes del depósito de sus registros públicos con el único fin de molestarlos hasta obligarlos a convenir con sus medidas, y cuando estas violencias no han tenido el efecto que se esperaba, se han disuelto las salas de representantes por oponerse firme y valerosamente a las invocaciones proyectadas contra los derechos del pueblo, rehusando por largo tiempo después de desolación semejante a que se eligiesen otros, por lo que los poderes legislativos, incapaces de aniquilación, han recaído sobre el pueblo para su ejercicio, quedando el estado, entre tanto, expuesto a todo el peligro de una invasión exterior y de convulsiones internas.

Se ha esforzado en estorbar los progresos de la población en estos estados, obstruyendo a este fin las leyes para la naturalización de los extranjeros, rehusando sancionar otras para promover su establecimiento en ellos, y prohibiéndoles adquirir nuevas propiedades en estos países.
En el orden judicial, ha obstruido la administración de justicia, oponiéndose a las leyes necesarias para consolidar la autoridad de los tribunales, creando jueces que dependen solamente de su voluntad, por recibir de él el nombramiento de sus empleos y pagamento de sus sueldos, y mandando un enjambre de oficiales para oprimir a nuestro pueblo y empobrecerlo con sus estafas y rapiñas.

Ha atentado a la libertad civil de los ciudadanos, manteniendo en tiempo de paz entre nosotros tropas armadas, sin el consentimiento de nuestra legislatura: procurando hacer al militar independiente y superior al poder civil: combinando con nuestros vecinos, con plan despótico para sujetarnos a una jurisdicción extraña a nuestras leyes y no reconocida por nuestra constitución: destruyendo nuestro tráfico en todas las partes del mundo y poniendo contribuciones sin nuestro consentimiento: privándonos en muchos casos de las defensas que proporciona el juicio por jurados: transportándonos mas allá de los mares para ser juzgados por delitos supuestos: aboliendo el libre sistema de la ley inglesa en una provincia confinante: alterando fundamentalmente las formas de nuestros gobiernos y nuestras propias legislaturas y declarándose el mismo investido con el poder de dictar leyes para nosotros en todos los casos, cualesquiera que fuesen.
Ha abdicado el derecho que tenía para gobernarnos, declarándonos la guerra y poniéndonos fuera de su protección: haciendo el pillaje en nuestros mares; asolando nuestras costas; quitando la vida a nuestros conciudadanos y poniéndonos a merced de numerosos ejércitos extranjeros para completar la obra de muerte, desolación y tiranía comenzada y continuada con circunstancias de crueldad y perfidia totalmente indignas del jefe de una nación civilizada.

Ha compelido a nuestros conciudadanos hechos prisioneros en alta mar a llevar armas contra su patria, constituyéndose en verdugos de sus hermanos y amigos: excitando insurrecciones domésticas y procurando igualmente irritar contra nosotros a los habitantes de las fronteras, los indios bárbaros y feroces cuyo método conocido de hacer la guerra es la destrucción de todas las edades, sexos y condiciones.

A cada grado de estas opresiones hemos suplicado por la reforma en los términos más humildes; nuestras súplicas han sido contestadas con repetidas injurias. Un príncipe cuyo carácter está marcado por todos los actos que definen a un tirano, no es apto para ser el gobernador de un pueblo libre.

Denuncia
El fin del caso de independencia. Las condiciones de revolución son justificadas.

Tampoco hemos faltado a la consideración debida hacia nuestros hermanos los habitantes de la Gran Bretaña; les hemos advertido de tiempo en tiempo del atentado cometido por su legislatura en extender una ilegítima jurisdicción sobre las nuestras. Les hemos recordado las circunstancias de nuestra emigración y establecimiento en estos países; hemos apelado a su natural justicia y magnanimidad, conjurándolos por los vínculos de nuestro origen común a renunciar a esas usurpaciones que inevitablemente acabarían por interrumpir nuestra correspondencia y conexiones. También se han mostrado sordos a la voz de la justicia y consanguinidad. Debemos, por tanto, someternos a la necesidad que anuncia nuestra separación, y tratarlos como al resto del género humano: enemigos en la guerra y amigos en la paz.

Conclusión
Los signatarios afirman que existen condiciones bajo las cuales el pueblo debe cambiar su gobierno, y es necesario que las colonias anuncien su separación y disuelvan sus lazos con la corona británica.

Por tanto, nosotros, los Representantes de los Estados Unidos, reunidos en Congreso General, apelando al Juez supremo del Universo, por la rectitud de nuestras intenciones, y en el nombre y con la autoridad del pueblo de estas colonias, publicamos y declaramos lo presente: que estas colonias son, y por derecho deben ser, estados libres e independientes; que están absueltas de toda obligación de fidelidad a la corona británica: que toda conexión política entre ellas y el estado de la Gran Bretaña, es y debe ser totalmente disuelta, y que como estados libres e independientes, tienen pleno poder para hacer la guerra, concluir la paz, contraer alianzas, establecer comercio y hacer todos los otros actos que los estados independientes pueden por derecho efectuar. Así que, para sostener esta declaración con una firme confianza en la protección divina, nosotros empeñamos mutuamente nuestras vidas, nuestras fortunas y nuestro sagrado honor.

Nacionalismo Estadista

July 30, 2012

Nacionalismo Estadista

Por Joe Barbosa

Después de muchos años donde los líderes culturales, económicos y políticos puertorriqueños dedicaban sus esfuerzos a predicar las diferencias entre los borinqueños, un joven líder, boricua primero y estadista segundo, ha iniciado un movimiento de reconciliación nacional. El movimiento: “Boricua Ahora Es” del Dr. Ricky Rosselló Nevárez ya cuenta con líderes de partidos políticos diversos, a saber, independentistas, soberanistas y hasta del partido que favorece el Statu Quo. Aunque todavía la mayor parte de los compatriotas, no se han percatado cabalmente del concepto de unidad nacional, el 27 de julio del 2012 en la celebración del natalicio del Dr. José Celso Barbosa se llevó a cabo una actividad donde se comenzó a plasmar un futuro ideológico sobre bases de solidaridad puertorriqueña a pesar de que nos encontramos en un año de elecciones coloniales cuando se exacerban las diferencias partidistas en Puerto Rico.

El concepto inclusivo del movimiento nos permiten comprender a la nación boricua a pesar de su diáspora como una unidad étnica cuyas características perduran dentro de la diversidad estadounidense. Las circunstancias actuales propenden a que sea de alta probabilidad la estadidad para Puerto Rico debido a la ascensión del Poder Político Hispano en la Unión americana. El movimiento “ Boricua Ahora es” surge justo cuando se van concentrando los factores políticos y sicológicos que se inclinan a la unidad dentro de la diversidad en el pueblo americano. Los hispanos ya cuentan con suficientes electores hispanos para decidir elecciones presidenciales en muchos estados: Florida, Texas, California, Colorado, Nueva York, Nuevo México, Arizona, y Nueva Jersey.

Un frente unido boricua sería la piedra angular de la admisión de Puerto Rico como el estado 51 de los Estados Unidos de América con una visión de la nación boricua que abarque no sólo los ciudadanos que vivimos en el archipiélago conocido como Puerto Rico 3,700,000, sino también con los más de 4,300,000 boricuas residentes en los 50 estados de Estados Unidos de América. Esos datos hacen muy difícil una separación que dividiría en dos estados la nación puertorriqueña.

El nuevo movimiento para reclamar derechos legales simultáneamente, intenta descolonizar las mentes boricuas además de propiciar un cambio en el carácter chauvinista y obsoleto de nuestro nacionalismo. La mente colonizada busca culpas ajenas a sus problemas y se descoloniza cuando los asume. La mente colonizada tiene dificultad en comprender que las cadenas mentales son imaginarias y responden a miedos a lo desconocido. La fortaleza derivada del sentido de pertenencia a nuestro grupo étnico, propicia el abandono del mecanismo de culpar a otros y lo sustituye por el compromiso de superar los obstáculos desde la realidad actual con nuestros propios recursos. Es la manera más efectiva de desarrollar la interdependencia saludable que se conoce en el deporte con el término “team work” que nosotros traducimos como trabajo en equipo.

¡Boricua, Ahora Es! Contiene en sí la capacidad de aportar un estado hispano al mosaico de culturas, razas religiones y filosofías en que se han convertido los Estados Unidos de América. Puede ser un primer paso para hacer posible un acercamiento auténtico entre la América latina y América anglo-sajona e imperialista de falsa superioridad que ha hecho tanto daño en las relaciones del norte y sur hemisféricos. Este concepto de empoderamiento exaltará la interdependencia impuesta por la globalización comercial y política que es nuestra realidad en el Siglo XXI. Con “Boricua Ahora Es” Puerto Rico se posicionará como el puente hemisférico para sobrevivir en el mundo globalizado que requiere bloques con poblaciones multimillonarias como las de hoy de China e India.

En fin, irónicamente aspectos laicos y comerciales obligarán a conducirnos como hermanos en el espíritu de las enseñanza cristiana, independientemente de la fe específica que cada americano sustente. Por eso, entendemos que el nacionalismo estadista propulsado por el movimiento “Boricua Ahora Es” nos convertirá en el agente catalítico para la unión hemisférica sin menoscabo de las múltiples identidades.

¡DIOS PERMITA QUE EL MOVIMIENTO CONTINUE HACIA EL ÉXITO TOTAL PARA BIEN DE TODOS NOSOTROS LOS AMERICANOS DE Norte, CENTRO, SUR América Y EL CARIBE!

San Juan de Puerto Rico
29 de julio del 2012
*****

Mitt Romney Policy Speech in Jerusalem

July 30, 2012

José Celso Barbosa

July 26, 2012

José Celso Barbosa

THE PUERTO RICO HERALD

José Celso Barbosa is one of the giants of Puerto Rican history, a man who aspired tirelessly for the success of himself and his people. A Puerto Rican of African descent, Barbosa had to overcome racism and discrimination throughout his life. He lived for 64 years, from 1857 to 1921, during which the people of Puerto Rico waged an ongoing struggle for social and political freedom. He was born in Bayamón, the son of a bricklayer in what was then a corner of the Spanish Empire. He died an influential physician, a great Puerto Rican, an American citizen, and one of the most important black men of his time.

100 years ago, on July 4, 1899, Barbosa was the founder of the Republican Party of Puerto Rico. The moment marked the culmination of Barbosa’s vision for the future of Puerto Rico, a future in which liberty and opportunity would be guaranteed through permanent union with the United States. A century after that pivotal moment in Barbosa’s life, it is instructive to consider briefly the roots of his belief in statehood for Puerto Rico.

All his life, Barbosa was an underdog. Like anyone who manages to succeed against great odds, he had unrealistic and improbable goals, and he turned them into realities. Time and again, he overcame enormous obstacles through a combination of vision, talent, and determination. As he found personal success, he used these same attributes to work for the future of Puerto Rico.

The driving force of Barbosa’s early years was his Aunt Lucía Triano, or “Mamá Lucía.” She recognized the potential in the young “Pepito,” and devoted herself to his education. Thanks to her patronage and his considerable talent, Barbosa was admitted in 1870 to the Seminario Consiliar de San Juan, the only secondary school on the island. At this Jesuit institution, Barbosa was ridiculed for being poor and black; yet he excelled at the rigorous classical curriculum despite the hostile environment.

For the next step in his education, Barbosa was sent on a sugar boat to New York, where he learned English with the intention of studying at Columbia University. When Columbia rejected him because of his race, he turned instead to the University of Michigan, where he studied medicine.

While at Michigan, Barbosa developed a deep and life-long affinity for the American political system and its principles. He noted that Thomas Jefferson had urged a nephew to learn Spanish because of its role in the foundation of American civilization. He also greatly admired Abraham Lincoln, emancipator of the slaves and champion of the values that gave Barbosa his opportunity to excel. In 1880, Barbosa received his degree in medicine from the University of Michigan. He was the top student in his class.

When he returned to Puerto Rico later that year, Barbosa once again met with resistance, this time while trying to establish a medical practice. Once again, however, his skill and determination broke through the barrier of race, and he became a prominent physician.

Toward the end of the 1880s, Barbosa entered politics as a member of the secret societies aiming to undermine the Spanish colonial presence. As he later recounted, the purpose of these societies ­ which nurtured a generation of Puerto Rican leaders ­ was to work for “the assistance, the protection, and the mutual defense between the Puerto Ricans for their material and moral progress, in order to safeguard their precarious economic situation, and so that they could once again be owners, even of a small portion, of the sources of wealth of their land.”

A decade later, Barbosa came to believe that these goals could be best attained through union with the United States. He saw in the United States ­ despite serious flaws in execution ­ a system and structure with the ability to establish and insure freedom. Thus in 1898, speaking for a group of autonomists, he wrote: “We aspire to be another State within the Union in order to affirm the personality of the Puerto Rican people.” What he wanted was not assimilation but true power through the rights attendant to statehood.

Barbosa was undoubtedly a man ahead of his time. He championed education and health issues with as much emphasis as we discuss these issues today. Moreover, he shattered the limited conceptions of what it meant in the 19th Century to be black and to be Puerto Rican; and in doing so, he became a great black man, a great Puerto Rican, and a great American.

José Celso Barbosa

THE PUERTO RICO HERALD

José Celso Barbosa es uno de los gigantes de la historia puertorriqueña, un hombre que aspiró incansablemente por su propio éxito y el de su pueblo. Puertorriqueño de descendencia africana, Barbosa tuvo que superar el racismo y la discriminación a través de toda su vida. Vivió 64 años, de 1857 a 1921, período durante el cual el pueblo de Puerto Rico estuvo involucrado en una constante lucha por su libertad social y política. Nació en Bayamón, hijo de un albañil en lo que en ese entonces era un rincón remoto del imperio español. Murió como médico de gran influencia, un gran puertorriqueño, ciudadano norteamericano, y uno de los hombres de raza negra más prominentes de su época.

Cien años atrás, el 4 de julio de 1899, Barbosa fundó el Partido Republicano de Puerto Rico. Con ello Barbosa vio la culminación de su visión para el futuro de Puerto Rico, un futuro en que se garantizaría la libertad y oportunidades a través de la unión permanente con los Estados Unidos. Un siglo después de ese momento crítico en la vida de Barbosa, resulta apropiado analizar brevemente la base de su fe en la estadidad para Puerto Rico.

Toda su vida Barbosa fue el desventajado. Igual que toda persona que logra triunfar ante desafíos descomunales, sus metas eran poco realistas o probables, pero logró convertirlas en realidad. Una y otra vez superó enormes obstáculos mediante la combinación de visión, talento y determinación. Según iba alcanzando sus triunfos personales, se valió de los mismos atributos para luchar por el futuro de Puerto Rico.

La fuerza motriz durante la juventud de Barbosa fue su tía Lucía Triano, o Mamá Lucía. Ella reconoció el potencial del joven “Pepito” y se dio de lleno a educarlo. Gracias al apoyo de su tía y considerable talento de Barbosa, fue admitido en 1870 al Seminario Conciliar de San Juan, la única escuela secundaria que había entonces en la isla. En esa institución jesuita, Barbosa fue objeto de burlas por ser pobre y de raza negra; no obstante logró sobresalir en los rigurosos estudios clásicos, a pesar del ambiente hostil que lo rodeaba.

Para la próxima etapa de su educación, Barbosa abordó un barco azucarero rumbo a Nueva York, donde aprendió inglés, con la intención de continuar sus estudios en la Universidad de Columbia. Cuando Columbia lo rechazó por razones de raza, se matriculó en la Universidad de Michigan donde estudió medicina.

Mientras se encontraba en Michigan, Barbosa desarrolló una profunda y duradera afinidad con los principios y el sistema político norteamericano. Observó que Thomas Jefferson había instado a su sobrino a aprender español debido al papel que había jugado en la raíz de la civilización norteamericana. También fue gran admirador de Abraham Lincoln, emancipador de los esclavos y campeón de los valores que confirieron a Barbosa la oportunidad de surgir en el mundo. En 1880 Barbosa obtuvo su título en medicina de la Universidad de Michigan. Se graduó como el primer alumno de su clase.

Cuando regresó a Puerto Rico más tarde ese año, Barbosa nuevamente enfrentó resistencia, esta vez al tratar de establecer su práctica médica. Pero de nuevo, su talento y determinación le permitieron romper las barreras raciales y se convirtió en un prominente médico.

Para fines de los años 1880, Barbosa entró en el campo político como miembro de las sociedades secretas que tenían como fin menoscabar la presencia colonial española en la isla. Tal como reveló posteriormente, el objetivo de esas sociedades que alentaron a toda una generación de líderes puertorriqueños, fue ayudar en la labor de “asistencia, protección y defensa mutua entre los puertorriqueños en favor de su progreso moral y material para salvaguardar su precaria situación económica de modo que una vez más pudieran convertirse en los propietarios, aunque fuera de una pequeña porción, de los recursos de riqueza en su tierra”.

Una década más tarde, Barbosa se convenció de que era más factible alcanzar esas metas mediante la unión con Estados Unidos. Consideró que Estados Unidos – a pesar de serias fallas en su ejecución – contaba con un sistema y estructura con la capacidad de establecer y garantizar libertad. Por lo tanto, en 1898, hablando ante un grupo de autonomistas, Barbosa dijo: “Aspiramos a convertirnos en otro estado de la unión a fin de poder afianzar el carácter del pueblo puertorriqueño”. Lo que Barbosa quería y promovió no fue asimilación sino verdadero poder mediante los derechos que confiere la estadidad.

Barbosa fue sin duda un hombre adelantado a su era. Fue campeón de la lucha por la educación y salud del pueblo, con tanto ahínco como se le confiere hoy a esos temas. Más aún, rompió con las limitaciones conceptuales de lo que significaba en el siglo XIX ser un hombre de raza negra y ser puertorriqueño; al lograrlo, no sólo se convirtió en un extraordinario hombre de raza negra, sino también en un destacado puertorriqueño y norteamericano.

Romney rips Obama over you didn’t build your business remarks

July 26, 2012

Obama: If You’ve Got A Business, You Didn’t Build That

July 25, 2012

Allen West at Eagle Forum 2012

July 21, 2012

Opportunity

July 17, 2012

“No government has ever been able to do as much for people as much as they can do for themselves – and for each other – if only they are given the opportunity.”

-Jack Kemp

Address to the Republican National Convention
Detroit, Michigan – 15 July 1980

The American Idea

July 16, 2012

‎”The American Idea was never that everyone would be leveled to the same position in life. The American Idea was that each individual should have the same opportunity to rise as high as his effort and initiative and God-given talent could carry him. If you were born to be a master carpenter, or a mezzo-soprano – or even a pro football player – here in America you could make it.”

– Jack Kemp

La Batalla de los Impuestos

July 11, 2012