Archive for December, 2010

5 Reasons Why We CAN Repeal Obamacare In 2011

December 24, 2010

By Matt Kibbe

Published December 22, 2010

FoxNews.com

The outgoing Congress, which began with a bailout-and-stimulus bang, ends with a Tea Party-inflicted whimper, bruised by a series of post-election “shellackings” on taxes, spending and pork.

Meanwhile, a new Congress is charging toward the Hill like the U.S Cavalry, reinforced with scores of Tea Party-backed candidates and committed to a new day in Washington.

We believe big things are possible these next two years – on everything from taxes to budgets to spending – because the big-government left is on the defensive and the left’s leader, President Obama, wants to be reelected.

And nowhere is this sea-change in political fortunes more evident than on health care.

Contrary to the conventional wisdom, we believe the president’s signature accomplishment is vulnerable to repeal.

Indeed, we believe repeal is not only achievable, but may happen sooner than many expect, for five basic reasons:

1. Support for repeal has gone up since the election. The share of people supporting full or partial repeal has risen from 49 percent in last month’s Kaiser health tracking poll to 59 percent in the Dec. 13, Washington Post poll. And Rasmussen finds that “Belief in the likelihood of repeal has now edged to its highest level to date” — 47 percent, up 1 point from the election. Voters want, and expect, repeal.

2. The law’s structure makes it vulnerable. Democrats will have trouble maintaining their current “mend it, don’t end it” stance, because they can’t persuasively explain how they’d mend it. Obamacare’s core elements — the mandates, exchanges, and subsidies (including the massive Medicaid expansion) — are all interconnected. This makes the law vulnerable to “effective repeal” through surgical amendment.

Like the Death Star, the law has one critical weakness: the individual mandate, which requires all individuals to purchase government-controlled health insurance. Repeal just this section, and the rest of the law comes apart. In the absence of the mandate, people who lack job-based coverage will wait until they’re sick to seek coverage through their local government exchange, and premiums will soar there, driving people away.

The system will become unsustainable.

Only 27 percent of Americans support the mandate; 68 percent oppose it. And eliminating the mandate would save taxpayers $202 billion (2014-19).

3. Fiscal realities make the law an irresistible piggy bank. Obamacare is the world’s biggest deficit-reduction piggy bank. Its $900 billion in subsidies (2014-19) offer a rich fund out of which to pay for higher priorities, for example, to provide Alternative Minimum Tax relief, a Medicare physician payment “doc fix” or a budget-neutral increase in the debt ceiling.

The Medicaid expansion will cost $434 billion; its exchange premium subsidies, $464 billion; its discretionary authorizations for new programs, $19 billion; those for existing programs, $86 billion. Eliminating all of this new spending would save more than a trillion dollars. This is one piggy bank you can be sure Congress will break open.

4. Three-fifths of the states are challenging the law, and the Supreme Court could find it unconstitutional. Most states oppose the new law, because it shifts control of insurance regulation to Washington, but even more because its massive Medicaid expansion will bankrupt them. Twenty-one states have filed suits challenging the law’s constitutionality. Another nine have filed friendly briefs.

The Dec. 13 ruling by Federal District Judge Henry E. Hudson in Virginia v. Sebelius found the individual mandate to be an unconstitutional exercise of congressional power.

Higher courts will now have to answer: Is the mandate constitutional (and therefore there are no limits on federal power)? Or is the mandate unconstitutional (and therefore Congress acted wrongly in ramming the bill through)? Voters deserve to know the answers before November 2012. That’s why FreedomWorks has launched a grassroots effort to push for expedited Supreme Court review of these cases.

5. A majority of lawmakers in the new House and a near-majority in the new Senate ran on full repeal. Therefore, after an initial “full repeal” vote in January, House leaders should bring up at least four “effective repeal” bills: (1) repeal the individual mandate; (2) repeal the IRS Form 1099 paperwork nightmare; (3) let people with private insurance “keep what they have;” and (4) let states opt out of the exchanges and Medicaid expansion. We believe each of these bills can pass both Houses of Congress with bipartisan support.

In sum, we can preserve the world’s best health care system. Repeal is achievable because the American people clearly want and expect repeal, the law is vulnerable to effective repeal and a majority of the new Congress ran on repeal.

The clock is running. Obamacare begins in earnest three years from now.

With the right combination of legislative savvy and grassroots pressure, we can — and will — stop that day from coming.

Matt Kibbe is president of FreedomWorks and co-author of “Give Us Liberty: A Tea Party Manifesto.”

Read more: http://www.foxnews.com/opinion/2010/12/22/reasons-repeal-obamacare/#ixzz1939Jc5VD

Advertisements

Puerto Rico en la agenda hispana nacional

December 22, 2010

Puerto Rico en la agenda hispana nacional (Primera parte)
Dr. Pedro Rosselló, Profesor universitario

El pasado mes de septiembre, tuve el honor y privilegio de compartir con la matrícula de la Hispanic Metropolitan Chamber de la ciudad de Portland, Oregon. Fui como orador invitado a la cena anual de esta dinámica cámara de comercio que se dedica no sólo a adelantar la agenda de los grupos hispanos de la ciudad de Portland y el estado de Oregon, sino también busca aportar positivamente al desarrollo socioeconómico de las comunidades a las que sirve, indistintamente del origen natal de las personas en esas comunidades.

A petición de la cámara, el tema de la charla que presenté se centró en la influencia de los hispanos en los Estados Unidos, y en especial, el papel que desempeñamos en fortalecer los cimientos de la Nación. Asimismo hablé del rol de Puerto Rico dentro de esa agenda nacional hispana.

No cabe duda que la influencia de los hispanos (o latinos) en Estados Unidos está creciendo de manera consistente y dramática. Los números lo atestiguan. Los hispanos ya han sobrepasado a la minoría afroamericana por 3.5 puntos porcentuales relativos a la población total. En el 2009, la comunidad hispana creció en 3.1%, mientras que la comunidad afroamericana y los asiáticos crecieron sólo 2.5% y 1%, respectivamente. De igual modo, durante los pasados 9 años, el grupo poblacional de Blancos No-Hispanos se redujo un 4%, mientras que los hispanos crecieron al mismo ritmo durante ese período.

De por sí, estas cifras son aleccionadoras, pero cobran aún más relevancia cuando se miran dentro del contexto de cómo las minorías están cambiando el panorama demográfico estadounidense. Hoy por hoy, los grupos minoritarios componen el 35% de la población total de Estados Unidos. Y dentro de ese porcentaje, los latinos llevan la delantera en términos de tamaño y crecimiento. Para el año 2050, de seguir este patrón expansionista, la población entera de Estados Unidos estará compuesta de minorías. Es decir, no habrá ningún grupo mayoritario significativo. De hecho, ya existen cuatro estados donde los susodichos “grupos minoritarios” ya componen la mayoría de la población: Hawai (76.7%), Nuevo México (56.5%), California (55.5%) y Texas (50.2%). A este grupo también puede sumarse la capital federal de Washington, D.C. En otros estados grandes como Nueva York, Florida y Arizona los grupos minoritarios ya comprenden cerca del 40% de la población.

Lo que estamos presenciando dentro de este crecimiento de las minorías es una tendencia de diversificación racial y étnica de la sociedad en general. Y es una tendencia que se está dando alrededor del mundo. Actualmente uno de cada diez países ya tiene poblaciones minoritarias que exceden el 50% de su población total.

Sin duda alguna, los paradigmas que han definido a los Estados Unidos como país están cambiando radicalmente y es importante entender esta transformación. Estados Unidos ya no puede considerarse ese “crisol” (“melting pot”) poblacional que siempre se ha considerado en el pasado; un gran caldero donde se funden diversas culturas y etnias para formar un ser “americano” homogéneo. En columnas anteriores, he hecho referencia a que esta idea del “crisol” ya es anticuada y no aplica a la realidad estadounidense de hoy. Yo veo la población actual de Estados Unidos como un gran mosaico, o un vitral, compuesto de diversas culturas y trasfondos individuales, cada cual prestando su color, forma y textura particular a la composición completa del mosaico poblacional. Y todas esas piezas individuales están ensambladas por el cemento o pegamento que son las leyes, los derechos civiles y las libertades individuales y colectivas que nos unen a todos como ciudadanos en igualdad.

_Desde esta nueva óptica, el lema de la Nación Americana, “e pluribus unum” (de muchos uno) ya no aplica a la fundición homogeneizadora del crisol, sino a la majestuosa fortaleza que representa la diversidad del mosaico americano moderno. Éste es un cambio de paradigma que se da al son de los tiempos. La idea del crisol viene de un siglo XX de producción y mercadeo en masa, de centralización, y de toda la conformidad que esa realidad encerraba. El nuevo siglo XXI es uno de globalización, de mercadeo y producción especializados e individualizados, donde lo homogéneo se convierte en lo heterogéneo.

En este sentido, los Estados Unidos de hoy, y especialmente de cara al futuro, tienen que empezar a sacar ventaja de ese gran activo que provee su diversidad cultural para poder mantener su liderazgo mundial. Y tienen que asegurar la estabilidad y el poder del pueblo americano poniendo como prioridad la igualdad ciudadana y la igualdad de oportunidades para todos sus ciudadanos. Esto es lo que los científicos sociales están llamando el “soft power” o poder dócil de una nación; un poder que nace no del poderío militar ni económico que pueda tener una jurisdicción, sino de la manera y grado en que sus ciudadanos gozan de los derechos sociales y civiles que tienen, y la forma en que las diversas culturas, experiencias y trasfondos de esos ciudadanos se conjugan en una sociedad balanceada, funcional y cohesiva.
El economista y ganador del Premio Nobel Amartya Sen, en su libro Identity and Violence (Identidad y violencia), concluye que “…la posibilidad de lograr la paz en el mundo moderno bien dependerá de poder reconocer la pluralidad de nuestra afiliación y el uso de la razón como habitantes en común de un gran mundo, en lugar de convertirnos en confinados, rígidamente encarcelados en pequeños contenedores.” [traducido del inglés]

Ciertamente la composición de la Nación Americana está experimentando una transformación radical, que sólo se agudizará en los años por venir. Y el hecho de que los latinos estadounidenses – incluidos los puertorriqueños – estemos a la vanguardia de este cambio nos dará un poderío social, político y económico como nunca antes… pero un poderío en el que aún nos falta participación ciudadana para poderlo alcanzar.

National Review: A Small Win On Health Care

December 17, 2010

A federal judge in Virginia has ruled that part of the health care reform bill passed by the Obama administration is unconstitutional.

December 14, 2010

James C. Capretta is a fellow at the Ethics and Public Policy Center. He was an associate director of the Office of Management and Budget from 2001 to 2004.

The decision on the individual mandate handed down today by U.S. District Judge Henry Hudson in the Eastern District of Virginia makes it clear that Obamacare is on extremely shaky legal ground.

That’s fitting, because it’s been on shaky political ground for well over a year now. Today’s decision — possibly joined by others in the weeks ahead — is going to strengthen the already strong perception that this law was ill-advised from the get-go and needs to be repealed to make way for a more sensible, consensus-driven program.

Specifically, the judge’s ruling today found that the new law’s requirement that all Americans must purchase government-approved health insurance or face a fine was not a permissible use of the lawmaking authority granted to Congress under the Constitution. In other words, Congress doesn’t have unlimited authority to do anything it wants. Its powers are carefully enumerated. And among them is not the power to force Americans to buy something they would otherwise forgo.

Without the individual mandate, the whole Obamacare edifice crumbles. The judge did not rule that the entire law must be invalidated. But if the individual mandate goes, the insurance regulations — and most especially the requirement that insurers must take all comers without regard to their health status — will never work. Patients could simply wait to enroll in health coverage until they needed some kind of expensive treatment or procedure, and thus pocket the premiums they would have paid when they were not in need of much medical attention.

Still, it’s been clear for some time that repeal advocates should never bank on courts bailing the country out of Obamacare. This issue is far too important to leave to such an unpredictable process. Moreover, even if the mandate and related provisions are gutted by the courts, that would still leave many horribly damaging aspects of Obamacare in place, such as the massive entitlement expansions and the heavy reliance on government-imposed price controls.

Today was a good day. But it’s really just a small skirmish in a much wider war. By all means, every legal remedy should be pursued. But Congress has a responsibility to undo this mess as well, regardless of how the court cases turn out.

Lo que acontese en la UPR

December 13, 2010

Lo que acontece en la UPR, es material que considero todos conocemos pero; debemos repasar y comentar entre los sectores no izquierdistas, lo que siempre es repetitivo y lo que lo alimenta…

Por Ismael Castro Negrón                                                                           

_____________________________________________________

1-Sabemos como se articulan los paros y las protestas.

2-Sabemos quienes y que sectores las promueven

3-Sabemos que siempre buscaran un  asunto de controversia genuino, que le sea simpático a muchos que afecte a muchos o que confronte criterios firmes y poco claros. A esto le llamaran en la prensa “Conflicto en la U.P.R.”

4-Sabemos que las protestas y las exigencias siempre son hechas de tal forma que el resultado, tiene que ser el que los grupos ó personas que los articulan exigen…

5-El desafío siempre será vinculado al gobierno y a la política colonial.

6-Sé hablara de que este es un patrimonio del pueblo, (La UPR en forma genérica.) Se hablara representando a “Todo el pueblo” y se indicara que la “Comunidad Universitaria”, apoya las exigencias y no acepta lo que salga de la administración Universitaria. Se afirmara que No hay intención política escondida detrás de cada exigencia. Sé alegara lo contrario de la Junta de Síndicos.

7-Sé afirmará que no hay violencia ni intención de violencia. La actitud intolerante será señalada al gobierno y a las autoridades quienes serán presentados como intransigentes. Se dira de los estudiantes que son Muchachos jóvenes y hay que entenderlos. ¿Son Justos sus reclamos en una sociedad que se llama pobre y dice tener dificultades económicas?

8-Los verdaderos instigadores profesionales no serán nunca portavoces directos y expuestos. Luego algunos saldrán y se presentaran como personas del sector civil con interés en cooperar y aportar a resolver las controversias o asesorar como  personas comprometidas con una Universidad del pueblo. Estos “Auto titulados observadores independientes” argumentaran que, hacen presencia para evitar y ser testigos de que no se violenten los derechos Civiles y Constitucionales  de los manifestantes. Se les llamara manifestantes en el uso del término  amplio y abstracto. No así el de activistas politizados de izquierda.

9-Sé indicara que la intransigencia  (afirmado)-es  asunto de actitud plena y responsabilidad de una provocación administrativa. De la imposición  de una política  ajena  a la comunidad Universitaria y no es del agrado de la mayoría del estudiantado y de los profesores. (Esto es lo que alegaran.)

10-Tenemos que admitir que la “política de la no confrontación es un escudo de protección, para estos activistas y profesores.” Se utiliza en un modelo de operaciones diseñado para manipular la opinión pública,  repetitivo y puntualizado por periodistas adeptos a  esos  sectores radicales. Su intensión es la de impedir o paralizar acciones posibles.  Ese sistema es parte de lo que llaman lucha revolucionaria encubierta y propaganda dirigido a la opinión pública y orquestado desde dentro y fuera de la UPR.

11-Las autoridades políticas no están en posición de maniobrar y posicionarse, porque no están ideológicamente seguros y están desprovistos por sus actitudes electoreras, de personal efectivo en  inmiscuirse con el pueblo y apoderarse de los temas de controversia. Esa es una de las fallas y de la carencia constante de este problema como institución, que se corre con fondos fiscalizados por el gobierno.

12- Se mantiene la Universidad como un santuario de Izquierdistas y nacionalistas atrincherados incluso en sus puestos de profesores y administradores. Existe toda una red articulada de grupúsculos de solo portavoces ocasionales y de personas que obstruyen cualquier iniciativa, para que no controlen los administradores. Se invocara la protección de las minorías y la disidencia ideológica y se puntualizara el efecto de supresión de esas garantías. Lo que llamaran Represión Universitaria e intervención política. Alegaran que no son intervencionistas y tampoco son políticos.

Algunas ideas que considero fundamentales para combatir este asunto

1-Lo más importante y trascendental es que no hay que ser un genio o pasarse de listo y ser un fanfarrón. Es un gran error , traducir siempre cualquier asunto como uno de perdida electora por ejemplo el admitir lo que no queremos admitir.

Esa es la escusa y siempre terminan en la rendición y retroceso de principios. Lo que no saben hacer y lo que no están dispuesto para hacer es  mantener el poder, para entonces poder y no para imponer. Lo demás los hace inestables y su presencia es  precaria.  ¿De qué les vale el enfado sin respaldo de realidades?

2-La carencia de una retorica propia, no arrogante, cínica o pedante es fundamental. Lo que nos pone en la situación de estudiar (ESTUDIAR) y no reaccionar a las tácticas y estrategias de los ACTIVISTAS COMUNISTAS y SOCIALISTAS. Sin esto no entenderemos y obtendremos las destrezas para, que no nos manejen a su antojo y como les vega en ganas.

3-Conocer la teoría y práctica Marxista Leninistas de lucha de clases y no fomentarla o auspiciarla por  desconocimiento  y menos por una actitud de banquitos con instrucción y clases privilegiada gubernamental o partidista sin una verdadera educación de principios de verdadera libertad.

4-Entiendo que siendo la UPR un territorio físico tan extenso y con sus Regionales, cuesta dinero y requiere inversión constante. Es momento de enfrentar la realidad  existencial en términos de, ¿Si podemos mantener todo ese andamiaje que créese y no se detiene y sostener con dinero del pueblo esa empresa educativa dependiente? Hay que hablar con precisión  clara y Exacta , ¿Eso es lo que podemos y queremos ?

Ejemplo…

Persona que paga contribuciones y no desea que sus aportaciones sean utilizadas en la UPR, lo expongan y lo manifiesten en sus planillas de contribuciones. Esos dineros  que aportan se deben utilizar en asuntos que si beneficien las necesidades de servicios vitales de la mayoría del pueblo. Muchos puertorriqueños aportamos y no recibimos ningún beneficio tangible de esa inversión que si beneficia a los sectores separatistas y problemáticos con cede en la U.P.R.

Los padres pudientes, médicos, abogados ingenieros, comerciantes y otros con ingresos altos, que paguen como pagan en los Colegios privados de donde provienen sus hijos. De la misma forma que pagaran las carreras que escojan como estudiantes en  Universidades Americanas y Europeas de prestigio.

Hay que  Tipificar los que así aportan y  permitirles deducciones en sus contribuciones en proporción a esa inversión de matrícula en el futuro de sus hijos y como estudiantes de la UPR. Puede y debe ser analizado incluso para los estudiantes en Universidades privadas y que si pagan contribuciones y uniformar  una  disposición de deducción en la Ley Contributiva de Puerto Rico.

De Todas formas hablamos de unos 64,000 mil estudiantes en la UPR.  Y no todos cualificarían.  ¿Cuántos de estos son contribuyentes con esas características?

Otra situación es la necesidad de ofrecer currículos a pequeños grupos o bachilleratos y estudios que no son los que apoyan el desarrollo económico y social de Puerto Rico. Asumiendo además becas y préstamos Fedérales y otras ayudas gratuitas. Sin embargo personas con maestría no consiguen trabajo ni les garantiza un sueldo decente, una vez termina sus estudios.

Lo peor que podemos hacer es caer en la comodidad de la indiferencia.

Ronald Reagan on Socialism- “Don’t say we weren’t warned!”

December 7, 2010

The Bloody History of Communism (1-14)

December 1, 2010

Communism

December 1, 2010